Edward Jenner y el nacimiento de la vacunación

Introducción

La viruela fue siempre una enfermedad de gran mortalidad muchas secuelas en las personas que la sufrían, finalmente en 1970 y gracias al esfuerzo de las políticas de salud se logró erradicar del mundo, claro que esto no hubiera sido posible de no existir una vacuna. En los siguientes párrafos contaremos la historia del nacimiento de la vacunación y del médico Edward Jenner pues ambas historias se encuentran ligadas.

¿Qué se hacía antes de la vacunación?

Era el siglo XVIII en Inglaterra, más precisamente en 1721, cuando Lady Mary Wortley Montague aprendió la extraña costumbre conocida como variolización del imperio otomano que consistía en utilizar el pus de una persona enferma por viruela e introducirla en otra persona por medio de una herida, la persona inoculada debía quedar aislada por aproximadamente 30 días puesto que podía contagiar a la población. La tasa de mortalidad era elevada y los que sobrevivían quedaban con secuelas de la enfermedad, sin embargo, no existía en esa época otro tratamiento.

Con el tiempo varias personas en distintas parte de Europa, no a gusto con el manejo de la enfermedad se percataron que los individuos que se  infectaron de la viruela de la vaca también generaban protección contra su versión humana, por lo que hicieron pruebas con familiares y allegados, entre estos resaltan: John Fewster, Sutton, Sevel, Jensen, Dorset Benjamin Jesty, Rendell, y Peter Plett maestro de escuela en 1791. No obstante, ninguno de ellos fue escuchado por las autoridades científicas y la viruela continuó cobrando vidas a su ritmo usual.

Primeros años de Edward Jenner

Mientras todo esto sucedía el 17 de mayo de 1749 nació, nuestro héroe, Edward Jenner en Berkeley, Inglaterra. Como ya habíamos visto en esta época la variolización era el manejo indicado de la viruela por lo que Edward sufrió esta conducta médica a sus 8 años, dejándolo marcado en la piel y en el alma para toda la vida. Muchos años después Jenner, estudió medicina como aprendiz de John Ludlow en 1761 y después con el Dr. John Hunter y se convirtió en el médico de su pueblo. Jenner siempre fue dado a los paseos solitarios lo que le permitió descubrir otras cosas aparte de la vacunación (pero esa es otra historia) y debió ser en uno de estos paseos que se enteró de los hallazgos de los otros médicos y del maestro de escuela.

Meditó por un tiempo estos hallazgos y  propuso que dado que las personas que ordeñaban la vacas presentaban una versión leve de la viruela y que luego estas personas al ser expuestas a la viruela humana no presentaban ningún síntoma, debía ser posible tratar la enfermedad de esta manera y que tal vez esto se podría usar no solo a casos aislados como los demás habían hecho, sino a la población.

James Phipps

Para tal objetivo en 1796  inoculó una cepa de viruela bovina al hijo de su jardinero, James Phipps quien temía que le salieran ubres vacunas, pero para fortuna de James únicamente presentó fiebre. Luego de esto Edward Jenner decidió esperar un tiempo prudencial y luego realizó la variolización con el virus de la viruela humana en el muchacho, la cual al realizarla no produjo ningún síntoma. Con este éxito en mente realizó la misma actuación en 22 personas y escribió un documento, el cual fue enviado a las escuelas de medicina.

Como ha sucedido siempre en el campo de la investigación las escuelas de medicina rechazaron la nueva teoría e intentaron por todos los medios refutar tal hallazgo, pero ante los hechos no hay nada que hacer y muchas otras personas vieron que el descubrimiento funcionaba. Tanto fue así que Napoleon en 1805 hizo vacunar a sus tropas y varios monarcas de la época lo hicieron también con sus familiares demostrando que el método de Jenner funcionaba y era seguro. Inclusive se realizó una expedición filantrópica para vacunar a hispanoamérica y las filipinas guiada por Francisco Javier Balmis.

Al final y como todo en el conocimiento médico, los médicos y científicos de esa época aceptaron el cambio de la varialización al método de Jenner y nuestro Edward recibió premios de todas las partes del mundo. 

Conclusión

La razón por la que él y no los otros son reconocidos como los creadores de la vacunación es por el hecho de haber realizado una demostración de inmunidad a la viruela humana usando la viruela bovina y que no era necesario obtener la muestra directamente de la vaca sino que se podía realizar de persona a persona.


De esta historia existe una gran cantidad de conclusiones, pero hay tres que para mi son las más importantes: 1. La ciencia debe ser flexible a los cambios como fue demostrado previamente en el blog de John Snow. 2. Como dijo, al parecer, Newton “Si he llegado a ver más lejos que otros es porque me subí a hombros de gigantes”, Edward Jenner logró lo que logró porque se apoyó en los hallazgos de otras personas. 3. La última moraleja es que el conocimiento no divulgado es equivalente a la caída de un árbol que nadie escucha, pudo haberse dado el descubrimiento más grande de todos pero si no somos capaces de darlo a conocer es como si no existiera.

Si te ha resultado útil este blog déjanos un comentario y síguenos en nuestro Instagram @dr.kangrejo

Bibliografía

  • https://es.wikipedia.org/wiki/Edward_Jenner
  • LEDERMANN, W. (2003). ¿ Se acuerda de Jenner?. Revista chilena de infectología, 20, 21-23.
  • de Micheli, A., & Izaguirre-Ávila, R. (2011). La vacunación antivariólica antes y después de Jenner. Revista de Investigación Clínica, 63(1), 84-89

1 thought on “Edward Jenner y el nacimiento de la vacunación”

  1. Pingback: Todo lo que siempre quiso saber de vacunas - Tortugamed

Leave a Comment

Your email address will not be published.