Escabiosis una infección parasitaria poco reconocida

En el siguiente blog vamos a discutir el tema de la escabiosis, una infección parasitaria que afecta aproximadamente 300 millones de personas en el mundo. El tema está enfocado para la población en general, por lo que el personal médico debe dirigirse a la bibliografía al final del blog (recomendamos la 3).

¿Qué es la escabiosis?

Es la infección parasitaria conocida como Sarna, causada por el ácaro Sarcoptes scabiei variante hominis.Afecta principalmente la piel donde no hay vello (pelo) generando prurito (piquiña o deseo de rascarse) con mayor intensidad en las horas de la noche. Una vez se adquiere el parásito puede demorarse hasta 3 semanas en aparecer los primeros síntomas.

Es más frecuente durante el invierno dado el encierro que las personas presentan durante esta época. 

Básicamente lo que hace el parásito, en este caso la hembra, es introducirse dentro de una de las capas de la piel y empezar a “excavar” aproximadamente 2 a 3 mm por día haciendo túneles en la piel, mientras hace esto deposita huevos que con el tiempo maduraran en parásitos adultos. 

¿Cómo se contagia uno del parásito?

El contagio se hace por contacto directo, piel contra piel, entre una persona infestada y una que no, esto incluye el contacto durante las relaciones sexuales. El contagio además puede ser con fomites (objetos no animados) como ropa, toallas, sábanas y/o cobijas.

¿Se puede contagiar de escabiosis por las mascotas?

Existen diferentes variables del parásito para diversos animales incluyendo perros y gatos, sin embargo, aunque uno puede contraer el parásito de la mascota, estos parásitos no pueden vivir en el humano por mucho tiempo. Por lo tanto, la única manera de tener una infestación prolongada por estas variantes de las mascotas es presentar un contacto repetido con el animal infestado.

¿Qué síntomas produce la escabiosis?

El síntoma principal es el prurito que empeora en las horas de la noche. En adultos se observa con mayor frecuencia en muñecas, glúteos, zona genital, pezones, región inguinal y palmas. En niños en cuero cabelludo, cara, cuello palmas y plantas. Es usual encontrar a más de una persona afectada en el núcleo familiar.

¿Qué puede aparecer en la piel?

Recordando que el parásito avanza por la piel podemos encontrar surcos que en ocasiones terminan en una lesión tipo pápula donde se encuentra el parásito (el tambien tiene que dormir como nosotros), pero como usualmente hay mucha piquiña y la persona se rasca, las papulas desaparecen y en cambio podemos encontrar una costra o estigmas de rascado. 

Otras lesiones que podemos observar son vesículas o nódulos en las locaciones nombradas, producto de las diferentes respuestas inflamatorias de la persona.

Esta parasitosis se puede complicar con infecciones bacterianas puesto que al rascarse la  persona puede introducir las bacterias en las zonas previamente afectadas por el parásito. 

Biobliografía 3.

¿Cómo se diagnostica esta enfermedad?

Se sospecha si hay una persona que presente prurito de predominio nocturno, en las zonas usualmente afectadas por el parásito esto asociado a síntomas similares en familiares. Es el médico tratante el que uniendo la historia del paciente y el examen físico debe concluir si hay o no probabilidad de estar frente a una escabiosis.  

El diagnóstico certero se hace observando el parásito mismo o los huevos de este. 

Existen múltiples métodos diagnósticos que incluyen: la prueba de la cinta adhesiva,  raspado, biopsia, dermatoscopio u otros.

¿Qué enfermedades se parecen a la escabiosis?

Desde la dermatitis atópica hasta la psoriasis. Es por eso que cuando presentemos algunos de los síntomas arriba nombrados debemos asistir a nuestro médico de cabecera para que realice el diagnóstico adecuado. 

¿Cúal es el tratamiento de la escabiosis?

Existen medicamentos tópicos (aplicados únicamente en la piel) y medicamentos vía oral, la decisión sobre cuál administrar depende de la condición del paciente, sin embargo, esta decisión debe ser tomada por su médico de cabecera. Por favor, se le indica a la población en general no administrar medicamentos de manera empírica (sin indicación médica) dado que puede cambiar las características de las lesiones y hacer más difícil el diagnóstico. 

Debe recordarse que aparte del tratamiento con medicamentos existen unas recomendaciones que debe cumplir el paciente y que en ocasiones el personal de salud olvida o no explica adecuadamente por el poco tiempo de consulta que en determinados sistemas de salud hay. 

Las recomendaciones son:

  • Identificar a las personas que también se encuentren afectadas para indicarle que se acerquen a su médico. 
  • Tener un adecuado patrón de higiene y cepillarse las uñas (a veces los parásitos se esconden debajo de las uñas).
  • Evitar las relaciones sexuales mientras se completa el tratamiento.
  • Lavar la ropa con agua a temperatura superior a 60° y dejarla que se seque a la luz del sol. 
  • Las cosas que no se puedan lavar meterlas en bolsas por 7  a 10 días (dado que el parásito no puede sobrevivir más de 72 horas fuera de un humano)

Para el personal médico se indica la lectura de la bibliografía número 3 que contiene las pautas de tratamiento y manejo adecuado del paciente.

Conclusión

Podemos concluir que la infección parasitaria conocida como escabiosis es una infección ampliamente diseminada, con síntomas particulares que permiten un diagnóstico basado en la clínica, por lo que se recomienda que si la población en general presenta síntomas similares debe asistir a su médico lo más pronto posible. Dado que el manejo terapéutico adecuado es seguro y efectivo. 

Si te ha resultado útil este blog déjanos un comentario y síguenos en nuestro Instagram @dr.kangrejo

Bibliografía

  1. https://www.aeped.es/sites/default/files/documentos/escabiosis.pdf – Escabiosis. V. García-Patos Briones
  2. http://www.cenetec.salud.gob.mx/descargas/gpc/CatalogoMaestro/543_GPC_Escabiasis/GER_Escabiosis.pdf 
  3. ChanCo-RamíRez, G., Ballona-ChamBeRGo, R., & Ramos, W. (2017). Escabiosis (sarna): Revisión epidemiológica, clínica, patogénica y terapéutica. Dermatol peru, 27(2), 79. https://www.dermatologiaperuana.pe/assets/uploads/revista_aAKj_02_Articulo_de_revision_27-2.pdf 

Leave a Comment

Your email address will not be published.