James Lind y los cítricos contra el escorbuto

En este blog contaremos la historia de James Lind un médico escoses del siglo XVIII quien realizó el primer estudio clínico controlado con el cual pudo determinar la importancia del consumo de frutas cítricas para el tratamiento de la enfermedad conocida como escorbuto.

¿Pero qué es el escorbuto?

Resulta que el cuerpo humano se encuentra siempre en estado de equilibrio entre cientos de sustancias que incluyen vitaminas, minerales, proteínas, carbohidratos y lípidos. Son estos los que permiten que el cuerpo funcione y pueden aparecer enfermedades cuando hay exceso o déficit de alguno. 

Para el caso del escorbuto la vitamina faltante es la vitamina C, también conocida como ácido ascórbico y sucede que esta vitamina se encuentra en toda clase de frutos cítricos incluyendo naranjas, mandarinas y limones. Para términos de este blog sobra decir que en el siglo XVIII no se tenía el menor ápice de conocimiento de que eran las vitaminas y menos acerca de que producía el escorbuto. 

¿Era muy grave el escorbuto en esa época?

Para responder a esto hay que tener en cuenta el contexto de la época. El reino de Gran Bretaña se encontraba en conflicto con otros reinos, dándose una gran batalla a nivel del mar. Con esto en mente algunos historiadores refieren que se producían más muertes por las enfermedades como el escorbuto que por las mismas batallas, tanto así que en el viaje del navío Anson de los 1900 marineros que zarparon, únicamente 500 llegaron al final de su viaje por culpa del escorbuto. Hágase a la idea el lector de la magnitud del problema.

¿Y quién fue James Lind?

Bueno, James Lind fue un médico nacido el 5 octubre de 1716 en Edimburgo, Escocia. Como era frecuente en esa época inició sus estudios de medicina como ayudante de un cirujano en 1731 y 8 años después en 1739 entró como médico naval para el ejército del reino de Gran Bretaña.

¿Cuál fue la relación entre James Lind y el escorbuto?

Fue en 1747 cuando Lind se encontraba en el navio Slisbury y ya sumaba más de 10 años de servicio como médico naval que en su barco se presentaron varios casos de escorbuto, por lo que después de mucho meditar decidió hacer algo que al día de hoy conocemos como estudio clínico controlado. 

Sucedió que cuando ya completaban 2 meses de viaje marítimo, algunos de los marineros se enfermaron de escorbuto, viendo esta oportunidad e intentado evitar sesgos de selección, separó a 12 marineros enfermos que presentaban similares características como lo son el recibir la misma dieta y estar en el mismo estadio de enfermedad, a los cuales administro los 6 tratamientos más frecuentes para el escorbuto de esa época, buscando encontrar una diferencia en la evolución de la enfermedad entre los diferentes grupos. 

Estos tratamientos constaban de un cuarto de sidra, gotas de ácido sulfúrico (conocido como elixir vitriólico), 2 naranjas y 1 limon, vinagre, media pinta de agua de mar y por último un purgante. Al cabo de algún tiempo los pacientes tratados con las naranjas y limones presentaron mejoría notoria.

Ante este hecho propuso a los cítricos como una posible solución para el escorbuto, sin tener muy claro qué era lo que hacía que mejoraran los marineros y mucho menos que el déficit de la vitamina C era la causa del escorbuto.

¿Fue James Lind el primer en ver la relación frutas cítricas escorbuto?

La respuesta es no. Para el caso particular del escorbuto, alguien llamado John Woodall en el siglo XVII ya había referido la relación entre el consumo de frutas cítricas y la mejoría de escorbuto, sin embargo, este hallazgos no fueron acogidos por la población por lo que fue olvidado.

¿Por qué James Lind es recordado por encontrar la relación entre el escorbuto y las frutas cítricas y no John Woodall?

James Lind es reconocido más por el hecho de idear una manera de dar su descubrimiento a conocer por medio de un experimento clínico controlado que por ser el primero en pensar en esta relación. Y es por lo anterior, como hemos dicho en otros blogs, que no solo el descubrimiento per se es lo importante, sino la manera de darlo a conocer de tal manera que sea irrefutable o por lo menos que se pueda repetir en la población.

Que podemos concluir de la historia

James Lind fue médico escoses que por medio del primer ensayo clínico controlado logró demostrar de manera fehaciente la utilidad de las frutas cítricas en el tratamiento del escorbuto. No fue el primero en descubrir la relación de frutas cítricas con el escorbuto, pero si el primero de demostrarlo de una manera irrefutable. Por lo recalcamos nuevamente la importancia de publicar los descubrimientos de la manera adecuada para que no caigan en el olvido.

Sin embargo, a pesar de su descubrimiento, no fue sino casi 50 años después que la armada británica empezó a utilizar las frutas cítricas como medio de prevención del escorbuto, por lo que otra conclusión sería que todos los descubrimientos siempre se toman un tiempo en ser aprobados por tanto por la comunidad científica como por la población. 

Para terminar no olvides comerte una fruta al día.

Si te ha resultado útil este blog déjanos un comentario y síguenos en nuestro Instagram @dr.kangrejo

Bibliografía

1 thought on “James Lind y los cítricos contra el escorbuto”

  1. Howdy! This is my first visit to your blog! We are a group of volunteers and starting a new initiative in a community in the same niche. Your blog provided us valuable information to work on. You have done a extraordinary job!

Leave a Comment

Your email address will not be published.