Manejo en el hogar del insomnio

Introducción

Quién no ha sufrido una larga noche de no dormir, mirando al techo, estando despierto con los ojos cerrados en la oscuridad y en algunos casos evitando moverse para no despertar a la pareja. Pues eso se denomina insomnio y es el tema que vamos a abordar, enfocándonos en las cosas que podemos modificar o hacer para solucionarlo.

¿Qué es dormir adecuadamente?

Para poder hablar de insomnio debemos primero definir que es “dormir bien”. Dormir bien consiste en levantarse en la mañana sintiéndose descansado
se dice que en los adultos las horas de sueño deben ser entre 6.5 a 8.5 horas, pero esto se va modificando según la edad hasta llegar a poder sentirse descansado únicamente con 5 horas.

¿Qué es el insomnio?

El insomnio se define como una situación en la que la persona después de dormir no se siente descanso lo que conlleva a diversos síntomas durante el día como lo son la sensación de cansancio, disminución de la capacidad de concentración y alteraciones en la memoria. Es una condición muy frecuente ya que se considera que una de cada 2 personas mayores de 65 años sufren de insomnio.
El insomnio es muy importante porque suele ser molesto para cualquiera, cuando este dura por mucho tiempo puede llevar a la persona a sufrir de depresión o enfermedades cardiovasculares.

Frecuentemente el insomnio se encuentra asociado a otras condiciones como lo son el trabajar en horarios rotativos, el cuidar de otra persona, ser fumador, sedentarismo, enfermedades cardiopulmonares o condiciones que produzcan dolor crónico, también el consumo de medicamentos o drogas ilícitas, entre otros.

Tipos de insomnio

  1. Insomnio de conciliación (en otras palabras, la dificultad para que-darse dormido)
  2. Insomnio de múltiples despertares (cuando la persona no logra man-tenerse dormida durante la noche y es a su vez el más frecuente).

¿Qué causa el insomnio?

Podría decirse que es un conjunto de elementos que podemos controlar y otros que no.
Entre los que podemos controlar están el uso de dispositivos electrónicos en las horas de la noche (la luz de los celulares o computadores engañan al cuerpo haciéndole creer que todavía es de día), el consumo de cafeína en las horas de la tarde, la falta de ejercicio (falta de actividades relajantes durante el día)
Entre las cosas que no podemos controlar se encuentra un desequilibrio entre los neurotransmisores cerebrales que nos mantienen despiertos contra los que nos mantienen dormidos, lo cual se intenta manejar utilizando ciertos medicamentos que deben ser formulados por un médico.

Recomendaciones para el manejo del insomnio

Lo primero que debe hacer la persona es llevar un diario de sueño, en este diario deben escribirse datos tales como las horas en las que acuesta el paciente, cuánto demoro en dormirse, cuántas veces se despertó en la noche y cuánto tiempo durmió. Lo segundo es interrogar a la pareja, si al dormir la persona ronca mucho, presenta movimientos anormales de las extremidades o presenta algún otro evento durante la noche, Lo tercero es realizar algo llamado higiene del sueño que consta de los siguientes puntos.


RECOMENDACIONES PARA EL MANEJO DEL INSOMNIO
A. Acuéstese sólo cuando esté somnoliento.
B. Levántese a la misma hora todos los días, incluyendo los fines de semana.
C. No duerma siestas.
D. No beba alcohol en las dos horas previas a acostarse.
E. No consuma cafeína en las seis 6 horas previas a acostarse. Aprenda cuáles ali-mentos, bebidas y medicamentos contienen cafeína.
F. No fume antes de dormir.
G. Haga ejercicio regularmente.
H. Busque un entorno confortable (intensidad de luz, nivel de ruido, temperatura de la habitación, calidad de la almohada y el colchón).
I. Ingiera una pequeña porción de carbohidratos antes de la hora de acostarse.
J. Utilice la cama solamente para dormir.
K. Establezca una rutina antes de acostarse.

Últimas recomendaciones

Los primeros dos pasos del tratamiento están enfocados en encontrar diferentes condiciones que la persona con insomnio puede presentar y que deben ser comunicadas al médico de cabecera de tal manera que se puedan diagnosticar y tratar otras condiciones que generen una perpetuación del insomnio.

Si te ha resultado útil este blog déjanos un comentario y síguenos en nuestro Instagram @dr.kangrejo

Leave a Comment

Your email address will not be published.